Todo sobre la historia de los Orishas

historia de los Orishas

Historia de los Orishas y Sincretismo. En la religión Yoruba, heredada de Nigeria, continente africano, que se conoce también como santería, cada persona tiene un ángel de la guarda o guía espiritual, y a estas entidades se les llama Orishas. Los Orishas son los emisarios de Olodumare, Olorun, Dios Omnipotente o Dios Supremo Yoruba. Ellos gobiernan las fuerzas de la naturaleza y la humanidad. ¡Pero esto no es todo! Descubre todo sobre la verdadera historia de los Orishas.

El origen de los Orishas

Según la historia de los Orishas, cada deidad se reconoce a sí mismos y son reconocidos mediante diferentes números y colores, los cuales son sus marcas. Cada uno tiene sus comidas favoritas y otros presentes que les gusta recibir en forma de ofrendas y regalos. Sus seguidores les hacen homenajes en el estilo en el que los Orishas están acostumbrados para que los reconozcan y los ayuden.

Los creyentes de la religión Yoruba identificaron las distintas energías de la naturaleza y las llamaron Orishas. Sin embargo, a pesar de su diversidad de deidades, se puede considerar como una religión monoteísta porque Olodumare es Dios único y omnipotente. A pesar de esto, el panteón (o mitología) Yoruba tiene 401 deidades y la complejidad de su cosmología ha llevado a los investigadores a comparar la sociedad Yoruba y la historia de los Orishas con la Grecia Antigua.

La historia de los Orishas

La religión Yoruba establece que cuando una persona muere, su alma entra en el reino de los antepasados y desde allí estos continúan teniendo influencia sobre la Tierra. Es por ello que el culto a los antepasados, que se conoce como Eggun, desempeña un rol determinante en esta religión. Según la historia de los Orishas, algunos de los más importantes son Eshu, quien rige el destino; Shangó, el dios de trueno; y Oggún, el dios de hierro y la tecnología moderna.

En otro aspecto, la creencia y historia de los Orishas varía de un reino a otro. La misma deidad puede ser masculina en un pueblo y femenina en el próximo, es por ello que tienen varios caminos, de acuerdo a como se veneren, aunque sus características esenciales son las mismas. Siendo así, puede darse el caso de que los rasgos de dos dioses pueden ser incluidos en una sola deidad.

Historia de los Orishas – El creador

La historia de los Orishas reseña que Obatalá fue el creador del género humano o tuvo una participación decisiva en su creación. Llamada también Orishanlá (El gran Orisha) u Oshanlá, es el dios de la creación, es el que ayuda a Olodumare (el Señor) a crear al hombre y a la mujer.

Según la historia de los Orishas, Olodumare hizo los bosquejos en arcilla y Obatalá formó la boca y la nariz, los ojos, las orejas, el cráneo y fijó los miembros. Olodumare les dio vida. Es importante aclarar que, si bien es cierto que el primer paso de la creación del Mundo fue la salida de las estrellas y la Luna del vientre de Yemayá (divinidad de la fertilidad de la mitología yoruba). Su último y más importante paso fue la modelación del hombre, obra de Obatalá.

A Obatalá lo presentan como padre y madre de los Orishas. En el primer aspecto, es padre de Yemayá. Obatalá tenía dos hijos, Agayú Cholá y Yemayá. Como Agayú vivía solitario en el desierto árido y Yemayá era la dueña del agua, Obatalá los casó para que el agua fertilizara la tierra. De su unión nació un niño. Cuando éste se convirtió en un hombre, se enamoró de Yemayá. No pudiendo contenerse, le declaró su amor pecaminoso y ella lo amonestó y le exigió que la respetase como se respeta a una madre. Pero su pasión aumentó y un día, ciego de deseo, intentó violarla. Yemayá escapó con dificultad de sus brazos y echó a correr. Su hijo la perseguía y, al fin, rendida, cayó al suelo.

De acuerdo con la historia de los Orishas, manaron de los pechos de Yemayá dos manantiales que dieron origen a la Laguna Osa. De su vientre, que se había hinchado y reventó, salieron:

  • Dada o Bañani, Orisha de los vegetales
  • Shangó, el dios del trueno
  • Ogún, el dios de los hierros y de la guerra
  • Olokun, del mar
  • Olosa, la diosa de la laguna
  • Oyá, dueña del río Níger
  • Ochún, dueña del río homónimo
  • Oba, dueña del río Oba
  • Orichaoko, dios de la Tierra y las labranzas
  • Ochosi, de la caza
  • Oké, de las montañas
  • Ayé Chaluga, dueño de las riquezas
  • Babalú Champana, de la lepra y las viruelas
  • Y Ochu, la Luna.

Por esta razón, Yemayá es llamada “Madre de santos”.

Historia de los Orishas – El padre

Obatalá es un padre que casa a sus hijos y procura la fertilidad de la Tierra. Agayú es un hombre que vive solitario en el desierto y Yemayá, una mujer acosada por su hijo incestuoso. Sin embargo, aunque los dioses nacen del vientre hinchado de Yemayá, su origen no constituye aún, de forma definitiva, el fruto de la unión carnal entre marido y mujer.

El antropomorfismo (atribución de cualidades humanas a lo que no lo es) de los Orishas permanece cautivo de la morfología cosmográfica y algunos de ellos nacen como símbolos de actividades y valores de orden social como lo explica la historia de los Orishas.

Debido a que los esclavos africanos venidos a América no podían ejercer libremente su religión, escondieron bajo la religión católica sus dioses africanos, de acuerdo con una relación donde se buscaban la gran cantidad de características afines. Esto, según a la historia de los Orishas, dio lugar a un importante sincretismo por el que en la actualidad la misma deidad africana puede ser llamada indistintamente por su nombre Yoruba o católico. Un ejemplo de ello es el Orisha Shangó o la Virgen Mártir Santa Bárbara.

De acuerdo con la historia de los Orishas, existen muy pocas representaciones pictóricas de las deidades a diferencia de otras religiones, tampoco se han tratado de difundir las diversas leyendas de esta cultura, que siempre ha intentado sobrevivir. Más allá de esto, principalmente los ciudadanos cubanos, al emigrar a otros países, han llevado con ellos la práctica de la santería que ahora puede encontrarse en naciones como Venezuela, Colombia, Ecuador y Estados Unidos, por mencionar algunos.

Ahora que ya conoces la verdadera historia de los orishas, no te pierdas también:

Para obtener información exclusiva, active nuestras notificaciones

Expertos en línea