Vigorosa oración por los nietos – ¡Protege a tu familia!

oración por los nietos

Los abuelos representan un pilar fundamental en la vida de toda familia, pero los peligros a los que están expuestos sus descendientes pueden convertirse en una preocupación constante. ¿Quieres asegurarte de que estén protegidos de todo mal? Haz una vigorosa oración por los nietos y la gracia se hará presente como una poderosa guía.

La oración por los nietos es una maravillosa comunicación entre tu corazón y el de Dios. La bendición de un abuelo a su nieto todos los días es efectiva para que el Padre Celestial lo guarde con bien y lo mantenga en el estado de paz y alegría que da reconforte al espíritu de toda generación. No importa qué edad tengan, Dios tiene conocimiento de ello, lo entiende y atiende con prontitud a las peticiones que debe realizar un abuelo día a día.

¿Por qué la oración por los nietos es tan poderosa?

Recuerda que el Padre Celestial te ama a ti y a tu familia. Permite que esta oración por los nietos sea el punto de partida para dedicar la vida de tus nietos a Dios. Tu maravillosa posición como abuela te permite interceder por tu familia ante el Padre Celestial, por lo que debes iniciar la oración con seguridad: “Padre de toda la creación, Dios Soberano y sublime, estoy aquí una vez más delante de tu presencia para interceder por cada uno de mis nietos”.

Particípale a Dios lo consciente que estás de la gran bendición que te ha dado con su vida identificándolos como: “Esos con los que has coronado mi cabeza con orgullo, esa extensión de los hijos que me prestaste y que son la alegría de mi corazón, te pido Señor con fervor que tu favor no se aparte de ellos”.

La milagrosa oración por los nietos

Dios tiene un plan especial para la vida de tus seres queridos, por eso colocó a estos niños primero en Su corazón y luego en tu hogar. Dentro de tu autoridad espiritual como abuela está realizar una oración por los nietos debido a que la Palabra de Dios asegura que Él es fiel hasta mil generaciones a quienes Le aman.

“Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones”, prometió el Señor Todopoderoso cuando se dirigió a los hijos de Israel.

Debes colocar toda tu energía en esta poderosa oración para que ellos se mantengan alejados de todas las situaciones negativas de las que están rodeados en este mundo: “Te pido que tu misericordia siempre les acompañe y que tu poder sobre sus vidas sea constante. Guárdalos de todos los que quieran levantarse contra ellos para hacerle mal, que no se les acerquen y ni siquiera los rocen con su mal pensamiento”, clama.

Hazle saber al Padre Celestial lo grandiosa que es tu fe expresando: “Señor, yo sé que Tú escuchas atentamente mi oración y es por eso que quedo confiado de que guardarás a mis nietos y los mantendrás en el hueco de tus manos; y que nadie los arrebatará de tus manos poderosas y fuertes”.

Asume la humildad cuando ores

Debes escoger un lugar despejado, silencioso, seguro y de paz para hacer la oración por los nietos. Arrodíllate y baja tu rostro en actitud de sumisión. Junta tus manos y entrégale a Dios la protección de tu familia. Ruega al Padre celestial que los haga crecer sanos física, emocional y espiritualmente. Llenos de salud, sabiduría, amor a los demás y fe en Dios. Y que nunca se alejen de tu lado y de los buenos caminos de Dios.

“Confío en ti plenamente. Sé que los harás crecer como nietos fuertes en tu Palabra, que siguen tus pasos con fidelidad. Sé que los levantarás y los harás prósperos en sus caminos, así como prosperarán sus almas en tu amor y sabiduría”, expresa con fe.

Para mostrarle a Dios tu plena confianza en que blindará a tus seres queridos como es el deseo de tu corazón, en la oración por los nietos incluye tu agradecimiento por escucharte y haber colocado la bendición en tu vida. “Te doy gracias por escucharme, por atender a mis ruegos y súplicas ante tu altar. Te doy gracias porque tu bendición está sobre ellos en todo momento”, expresa con fe.

Todo poder proviene de Dios quien da, sostiene y es la verdadera Fuente de Vida. Esta es la primera verdad que tienes que entender acerca de tus nietos: son un regalo de Dios que Él atiende cuando clamamos a él con verdadera humildad y poderosa fe.

Colócale el sello de fe final a tu oración por los nietos haciéndote la señal de la Cruz en tu rostro y expresando: “En el nombre de Jesucristo, amén y amén”. Puedes ver el fruto de tu vida a través de varias generaciones. Como dijo Salomón a su hijo en las Sagradas Escrituras: “El hombre de bien deja herencia a sus nietos”.

¿Cuándo hacer la oración por los nietos?

No importa que no lo hayas hecho nunca antes, siempre es un buen momento para dar inicio a una relación con Dios en pro del bienestar de los tuyos. Retirarte un momento para dedicar una oración por los nietos puede comenzar a formar parte de tu día a día a partir de este mismo momento y en cualquier circunstancia en la que te encuentres.

Recuerda que Dios también anhela formar parte de la vida de tus nietos porque su objetivo es llenar la tierra con personas que caminen íntimamente con Él. Desde que ponemos la vida de nuestra familia en manos de Dios, Él la encamina tiernamente, aún cuando la hayamos descarriado del buen camino ¿Quién mejor que Él para guardar a tu familia a través de una poderosa oración por los nietos?

Te recomendamos leer ahora:

Para obtener información exclusiva, active nuestras notificaciones

Expertos en línea

Jesús

Jesús

Vicente y tarotista,couching de la realizacion personal,cabalista

94% de aciertos

250 consultas

-50%*

* Promoción válida en tu primera consulta.
Carmela

Carmela

Videncia,tarot,astrologia

98% de aciertos

441 consultas

US$ 2/10min*

* Promoción válida en tu primera consulta.
Jazbel tarotista

Jazbel tarotista

Tarot,videncia,guia espiritual

97% de aciertos

1230 consultas

-50%*

* Promoción válida en tu primera consulta.
Raul psiquico

Raul psiquico

Tarot,videncia,astrologia

94% de aciertos

635 consultas

US$ 2/10min*

* Promoción válida en tu primera consulta.