Haz esta oración para fin de año – Agradecir, pedir y meditar

oración para fin de año

Cuando se acerca el fin de año todos se alistan para recibir el nuevo periodo con fiestas y fuegos artificiales, pero muchos olvidan celebrarlo con una oración para fin de año, con Dios, el ser que da la vida, el dueño del tiempo. Orar es entrar en sintonía con ese ser supremo, un momento especial en el que entras en contacto con el principal de todos los sentimientos: el amor.

Hay muchas maneras de hacer una oración para fin de año y no se puede afirmar que una es mejor que otra, pero lo más importante es que lo cumplas. Hay plegarias individuales y comunitarias, basadas en fórmulas hechas y espontáneas, cantadas y recitadas. Los salmos, por ejemplo, son plegarias poéticas.

En la oración es necesario entregarse a Dios. Dejar que Él ore en ti. Debemos advertir que si tienes resistencia a la oración, es porque muchas veces temes las exigencias de conversión que ella encierra. Es una actitud que puedes y debes superar.

Fuerte oración para fin de año

Ponerse ante Dios con una oración para fin de año u otra para cualquier momento, es ponerse ante ti misma. Como en un espejo al orar vemos nuestro verdadero perfil: egoísmo, congojas acumuladas, envidia enraizada, apegos.

De ahí la tendencia a no orar o a hacer oraciones que no lleguen a mostrar tu subjetividad. Los místicos sugieren que aprendas a meditar. Vaciar la mente de todas las fantasías e ideas es dejar fluir el soplo del espíritu en el silencio del corazón.

Por otro lado, así como la relación de una pareja se enfría si no hay suficientes momentos de intimidad, del mismo modo la fe se debilita si no practicas la oración. Oras para aprender a amar.

Sólo la fuerza del espíritu ensancha el corazón. Por lo tanto, una vida de oración obtiene garantía no por los momentos que te entregas a ella, sino por los frutos en la vida cotidiana. Es decir, pureza de corazón, justicia, fortaleza y más actitudes positivas.

Orar es dejarse amar por Dios. Es dejar que el silencio de Dios resuene en tu espíritu. Es permitirle que haga su morada en ti.

Oración para de fin de año – Diferentes clases

Existen varias formas de oración para fin de año. Desde el rezo, del rosario, de la novena a la meditación silenciosa. Cada uno debe identificar el lugar o el momento privilegiado para rezar.

Seguramente serán muy distintos, lo que es normal. Pero, en lugar de dispersarse, esta variedad te invita a alcanzar el corazón de la plegaria. A intentar identificar el resultado de la plegaria, cualesquiera que sean el lugar, el momento y la forma.

También debes saber que la oración para fin de año pone en marcha tres dimensiones esenciales de la fe: la orientación que te dirige hacia Dios, la escucha, que se hace obediencia, y la interpretación de la palabra de Dios, que te permite conocer la luz de la fe.

Rezar está estrechamente vinculado con vivir según el Evangelio. Mejor aún, rezar es, en sí, un fruto del Espíritu Santo, un lugar donde la Palabra toma cuerpo.

De allí la importancia de orar justo antes de que culmine un ciclo porque de esa manera traes la fuerza de Dios hacia a ti. Desde entonces, conseguirás impulso para seguir adelante en tus proyectos y bendecir tu camino.

Habla con Dios a través de la oración para de fin de año

Dicen que cuando se acerca el fin de año los ángeles curiosos se sientan al borde de las nubes a escuchar los pedidos que llegan desde la Tierra. Es un buen momento para desear situaciones positivas, establecer nuevas metas y renovar compromisos.

Por ello, te compartimos esta oración para fin de año para rezarla junto con tu familia, allegados o amigos antes de la medianoche del 31 de diciembre. Activarás buenas energías para finalizar un lapso e iniciar otro. Repite:

“Gracias, Señor: por haber llegado al final de este año creyendo, confiando y amándote. Fueron muchas veces las que animaste mi fe, las que corriste a mi encuentro. Siempre sentí el calor de tu mano, aún en plena oscuridad.

Gracias, también, por esa otra fe que he conservado. Gracias por las ayudas, la compañía y la alegría que me han brindado las personas que has puesto en mi camino.

Gracias por tantos ojos que me miraron con ternura. Por tantas manos como se adelantaron a estrechar la mía. Gracias por tantos labios cuyas buenas palabras y sonrisas me alentaron. Por tantos oídos que me escucharon.”

En medio de la algarabía por la celebración y con mucha fe y meditación, prosigue afirmando esta oración para fin de año:

“Gracias, Señor, por tanto como he recibido, que no fueron méritos míos, sino dones tuyos. Gracias por el mérito que me estimuló. Por la salud que me sostuvo, por el trabajo que desempeñé y por el descanso que disfruté.

Gracias por aquel fracaso y aquella desilusión. Sé que lo haces para enseñarme y hacerme ver lo que no puedo por mi propia cuenta. Perdón, Señor: Por la palabra que callé. Por esa mano que no tendí. Por la sonrisa que escatimé. Por el saludo que negué. Por la mirada que desvié.

Perdón por la disculpa que no pedí. Por esos oídos que no presté. Por ese gozo que no compartí. Por tanta lágrima que no enjugué. Por esa verdad que omití. Por tantas veces, Señor, cómo me marché de ti o cómo no te abrí.

Ayúdame, Señor, quiero comenzar con fuerza este nuevo año de mi vida y, sobre todo, llenarme de tu amor para irradiar a mi alrededor. ¡Amén!”

Ahora que ya conoces más acerca de nuestra poderosa oración para fin de año, sigue leyendo:

Para obtener información exclusiva, active nuestras notificaciones

Expertos en línea

Tarotista julieta

Tarotista julieta

Limpiezas energéticas,flores de bach,tarot

99% de aciertos

1361 consultas

US$ 2/10min*

* Promoción válida en tu primera consulta.
Ambar

Ambar

Tarot,videncia,reiki

99% de aciertos

193 consultas

US$ 2/10min*

* Promoción válida en tu primera consulta.
Jesús

Jesús

Vicente y tarotista,couching de la realizacion personal,cabalista

98% de aciertos

108 consultas

-50%*

* Promoción válida en tu primera consulta.
Sol coach

Sol coach

Reiki,pendulo,pendulo hebreo

100% de aciertos

123 consultas

-50%*

* Promoción válida en tu primera consulta.