Virgen de Luján, la santa milagrosa argentina

La Virgen de Luján, también conocida como Nuestra Señora de Luján es la patrona de la Argentina. Curiosamente, su manto tiene los mismos colores que la bandera de ese país.

En la actualidad es una de las santidades más populares del país y convoca, cada año, a millares de devotos que la visitan en favor, en fe y en oración. Incluso el Papa Francisco ha manifestado públicamente su devoción por ella.

Además, a esta poderosa Virgen se le adjudican numerosos milagros. En este artículo te contaremos todo sobre la Virgen de Luján, ¡sigue leyendo!

Historia de la Virgen de Luján

A inicios del siglo XVIII, en el año 1630, en una carreta que formaba parte de una caravana, venía una pequeña imagen de la Virgen María proveniente de Brasil. Allí había sido moldeada en arcilla por un alfarero, a partir de la demanda de un hacendado portugués que vivía en la Córdoba del Virreinato del Río de la Plata, hoy en día una provincia de Argentina.

Según su leyenda, esta imagen de apenas 38 centímetros que iba en viaje desde Buenos Aires, no llegó a su destino. En las cercanías al Río Luján, luego de un descanso, la tropa de carretas que la cargaba intentó reiniciar su marcha, pero fue imposible lograr que se moviera. Supusieron que se debía a un exceso de peso, entonces bajaron todo todo lo que cargaban, incluído el cajón que contenía la imagen de la Virgen. Así, más liviana, la carreta pudo volver a andar. Entonces volvieron a cargarla con todo lo que habían bajado pero, curiosamente, de nuevo no pudieron mover la carreta y la caravana no pudo seguir. 

Tras repetir algunas veces esta acción de descargar la carreta para que ande y volverla a cargar, descubrieron que sólo andaba si la Virgen quedaba en ese lugar: su deseo era permanecer allí. Y ahí la dejaron, pues claramente manifestó su voluntad de quedarse.

Luego, el dueño de esos terrenos a la orilla del río Luján construyó una ermita para venerarla. Los habitantes de pueblos vecinos, al saber de esto, comenzaron  visitarla, aumentando poco a poco su popularidad.

En 1677 se construyó la primera capilla para la Virgen. En 1754 se erige un nuevo templo y finalmente, se construye la basílica actual entre 1887, cuando es colocada la piedra fundamental, y 1930. Cabe destacar que es uno de los templos más grandes de toda Argentina, con una arquitectura majestuosa de estilo gótico.

En 1887 el Papa de la iglesia católica celebró la coronación canónica de la Virgen de Luján. En 1930, a 300 años del milagro inicial de su inmovilización,  el papa Pío XI la declaró patrona y madre de todos los argentinos y patrona conjunta de las Repúblicas de Argentina, Uruguay y Paraguay.

Lee también:

Cómo es el día de su celebración

Actualmente los devotos la visitan para demostrar la fe, para hacerle pedidos y para agradecerle por su protección y los favores recibidos. Las marchas más multitudinarias se dan en diferentes fechas especiales.

  • 8 de mayo: es la celebración anual, en la misma fecha de cuando el Papa León XXVII la coronó en 1887. 
  • 1º de octubre. Desde 1975 hasta la actualidad, se realiza en este día la Peregrinación Juvenil a Pie a Luján, donde los jóvenes recorren cerca de 60 kilómetros caminando. Es la más famosa y congrega a más de un millón de personas.
  • 8 de diciembre: como es una imagen de la Inmaculada Concepción, también se la celebra el día de la Virgen.
  • El último domingo del mes de septiembre: Desde 1945 miles de gauchos se reúnen a rendirle homenaje en peregrinación gaucha al santuario de la Virgen de Luján. Curiosamente, también es conocida como “la Virgen Gaucha” pues recibió como ofrenda ganado vacuno o lana de la gente del campo.

Oración a Nuestra Señora de Luján

Si quieres hacerle un pedido a la Virgen de Luján, te recomendamos esta oración:

“Virgen de Luján, Madre de los pobres y de los humildes, de los que sufren y esperan.

Madre buena que serenas nuestros corazones y nos hablas de tu Hijo en el corazón, te pedimos que nos mires y nos escuches.

¡Oh Santísima Virgen María! ¡Virgen bendita de Luján!

Tú que me miras desde el Cielo, tú que me indicas constantemente el camino seguro en este duro peregrinar por la vida, concede, te ruego, protección a este siervo tuyo.

Ayúdame, ampárame, otórgame tu favores.

Acudo ante ti lleno de amor y esperanza para que me socorras en mis adversidades y desgracias, en especial para pedir tu poderosa intercesión en esta grave dificultad que hoy me abruma y atormenta:

 (Introduce tu petición con mucha fe).

Advertimos los desafíos que este mundo nos presenta. Y ponemos en tu corazón nuestras angustias, nuestra esperanza, nuestros dolores y nuestras alegrías.

¡Virgen de Luján, Madre y Reina, ruega por tus hijos. 

Guíanos, danos tu bendición y derrama sobre todos nosotros tus dones celestiales.

Así sea. ¡Amén!”

Al finalizar, haz tres Avemarías, tres Padrenuestro y un Gloria.

Los milagros de la Virgen de Luján

A esta Santa Patrona se le adjudican numerosos milagros. Y es por este poder que sus fieles le rezan y  peregrinan para visitarla. 

Sin duda, su primer milagro ocurrió hace ya casi cuatro siglos, cuando decidió manifestar dónde quería quedarse. Luego de tal designio divino, se han declarado hechos extraordinarios de todo tipo adjudicados a la Virgen de Luján: protección, sanación, mejoras económicas, etc. Aquí te presentamos algunos casos ejemplificadores de su poder milagroso.

En 1832 un malón de 2000 indios se acercaban para atacar a la ciudad de Mendoza. Afortunadamente los vieron aproximarse desde lejos. Entonces, mientras que una parte de la población huyó, otra, principalmente mujeres y niños, se refugió en la iglesia del lugar, dedicada a Nuestra Señora de Luján. Ella escuchó la plegaria de esta gente, que le pedían protección. Misteriosamente, los indios huyeron despavoridos, sin conocerse jamás qué motivó esta fuga. Una vez desaparecido el peligro, este hecho fue considerado un milagro de la Virgen de Luján. 

También en Argentina, sucedió una historia milagrosa, contada por el mismísimo Papa Francisco durante una celebración: un papá acudió al santuario de Luján luego de saber que su pequeña hija estaba gravemente enferma. Allí, entre llantos, rezó con devoción a Nuestra Señora durante toda una noche y pidió por la sanación de su hija. De regreso al hospital, le comunican que todos los síntomas habían pasado y que su hijita ya no tenía nada.

Estos son dos ejemplos que demuestran también que  la fe es una fuerza muy poderosa.

Si este artículo sobre la Virgen de Luján te pareció interesante, puedes leer también:

Para obtener información exclusiva, active nuestras notificaciones

Expertos en línea

Jazbel tarotista

Jazbel tarotista

Tarot,videncia,guia espiritual

99% de aciertos

1106 consultas

-50%*

* Promoción válida en tu primera consulta.
Jesús

Jesús

Vicente y tarotista,couching de la realizacion personal,cabalista

96% de aciertos

224 consultas

US$ 2/10min*

* Promoción válida en tu primera consulta.
Athenas

Athenas

Videncia tarot astros,tarot videncia,tarotista profesional vidensia

99% de aciertos

233 consultas

-50%*

* Promoción válida en tu primera consulta.
Carmela

Carmela

Videncia,tarot,astrologia

98% de aciertos

300 consultas

US$ 2/10min*

* Promoción válida en tu primera consulta.