Cómo practicar la meditación del perdón y mejorar tu vida

meditación del perdón

“El rencor es un ácido que hace más daño al recipiente que lo contiene que a cualquier cosa dónde es derramado”. Así reza un sabio refrán y no hay ninguna duda de que así es. Quizás tengas mucho tiempo dolido o irritado con alguien. En este artículo te enseñamos cómo practicar la meditación del perdón y su importancia.

Perdonar es un acto de desprendimiento y paz que aplicamos sobre una persona o acontecimiento que nos ha herido, incluso podemos perdonarnos a nosotros mismos por los errores que hayamos podido cometer.

Cuando perdonamos a alguien no estamos asumiendo que compartamos sus acciones o estemos de acuerdo con sus actitudes o el daño que nos hicieron. Al perdonar lo que asumimos es que estamos preparados para soltar las emociones y los pensamientos negativos y para abrir nuestro corazón al amor y a la luz espiritual.

Cómo practicar la meditación del perdón

Antes de practicar la meditación del perdón tenemos que reflexionar cómo nuestra reacción ante lo que nos ha herido hace crecer el dolor, y desear sinceramente pasar la página para nuestro propio beneficio. Debemos reconocer los efectos nocivos que guardar sentimientos negativos trae a nuestro cuerpo, alma y relaciones personales y laborales.

Una vez analizado de lo que queremos desprendernos es propicio prepararnos para transitar por las dos facetas principales del perdón. Por una parte, necesitamos tener conciencia del dolor que no causa y por otra, cortar el vínculo negativo. De esta manera, lo primero es dejar de rechazar el dolor que sentimos y abandonar todo tipo de juicios, interpretaciones y comparaciones.

Sea cual sea el daño que nos han ocasionado o el pesar de haber cometido algún error en algún aspecto de nuestra vida, es fundamental observarlo con objetividad y aceptarlo con contentamiento.

¿Cómo practicar la meditación del perdón?

Antes de realizar la meditación del perdón debes elegir un lugar tranquilo en el que tus pensamientos y emociones puedan expresarse con libertad. Con los ojos todavía cerrados siente una luz que baja encima de ti. Ten conocimiento del poder curativo que tiene esa luz que te rodea y cómo crear un ambiente seguro para el perdón.

Después, mientras hace la meditación del perdón, visualiza a la persona que deseas perdonar, y mételos dentro de esa luz. Manifesta los sentimientos sobre esa persona. Hazle saber con precisión lo mucho que te ha lastimado y la molestia que ha causado por sus acciones. Si tu descontento es tan grande que quieres agredirla físicamente, puedes hacerlo en tu imaginación, pues es un excelente canal para expresar las emociones contenidas. Mentalmente dile: “Hoy te perdono (di el nombre de la persona o refiérete a ti mismo si es el caso) por herirme y decepcionarme”.

Cuando estés consciente de que puedes generar la curación del perdón por decisión propia, entenderás que la única forma de conseguirlo es asumiendo la responsabilidad que tu malestar genera en todas las facetas de tu vida y en tus relaciones con los demás.

En el silencio de la meditación del perdón se logra dejar que la persona que nos ha afectado se aleje a su lugar en un pasado, que ya quedó atrás para siempre, y recuperamos toda esa energía malgastada y que ahora podemos invertir de una mejor forma en nuestro presente.

Practicar la meditación del perdón es soltarse, rendirse y entregarse a la libertad mediante la confianza que tenemos hacia nuestra consciencia y su capacidad para conducirnos al espacio de nuestra verdadera esencia.

¿Qué es el perdón?

La meditación del perdón es uno de los actos más sagrados que puede realizar un ser humano, pues con ello se pone en práctica el amor y la compasión, dos elementos fundamentales para el desarrollo espiritual. Es un momento de lucidez en el que el ser humano vislumbra claramente que es él el principal perjudicado al amarrarse a una historia pasada o a una persona perturbadora.

Después de perdonar es cuando nos damos cuenta del tiempo y la energía malgastada en enfados y resentimientos. La meditación del perdón resulta uno de los conceptos más incomprendido en las relaciones humanas y muy a menudo es olvidado por la falta de conocimiento en cuanto a su importancia y funcionamiento.

Perdonar no es sinónimo de que volvamos a unirnos con una pareja, por ejemplo. Es una función del amor en la que se busca entender el impacto negativo que otra persona ha tenido en nosotros y liberar el dolor para encontrar la paz interior. No es mostrarse débil ante la causa del resentimiento, sino impedir que continúe afectando nuestra vida.

El perdón es uno de los objetivos de la oración y reconoce la gratitud, el amor y nuestra propia autoestima. Siendo extensión de nuestro ser, apartando el ego negativo que gusta de aferrarse al rencor, bloqueando nuestra felicidad y la paz de nuestra mente.

La importancia del perdón

Practicar la meditación del perdón es importante porque echa a un lado la amargura y el resentimiento, causantes de estrés y úlceras, entre otras afecciones de salud. Aunque nos parezca mala idea, tengamos razón ante el agravio o nos disguste solo pensar en hacerlo necesitamos perdonar para ser libres y felices, pues es una estrategia fundamental para continuar con la vida en paz. Es cierto que alguien puede habernos hecho daño, pero también es verdad que el rencor, el miedo, la ignorancia y el enfado no nos generan más bienestar.

Nunca encontraremos un equilibrio interior si no abandonamos el apego negativo a lo que nos ha herido y dejamos de alimentar una herida que no se acabará de cerrar hasta que no perdonemos. Podemos tardarnos semanas, meses o años, pero únicamente encontraremos paz cuando dejemos marchar lo que nos dañó. Nadie dijo que sería fácil, muchas personas pierden toda su vida atrapados en un hueco. Hacer la meditación del perdón es un proceso de sanación que nos permite curar heridas psicológicas y recuperar el equilibrio interior.

No lo pospongas demasiado, practica la meditación del perdón, atiende las heridas emocionales, acéptalas y deja que se integren a tus experiencias de vida. De esta manera, alcanza la paz, la calma, el amor y la felicidad profunda para continuar el camino con nuevos conocimientos y un corazón más sano y abierto.

Ahora que ya conoces más acerca de la meditación del perdón, te recomendamos también:

infografia-meditación

Para obtener información exclusiva, active nuestras notificaciones

Expertos en línea